Tarde de devoción y respeto en la procesión de Jueves Santo de Palma de Mallorca



Ayer tuvo lugar la tradicional procesión de Jueves Santo, la más larga de todas cuantas se realizan durante las festividad de la Pascua cristiana, la cual se realizó en un ambiente de devoción y respeto, esto último, carente en una parte mínima de la sociedad alentada por algunos grupos políticos.





Después de ver como algunos energumenos intentaban, en algunos lugares de nuestro país, reventar las procesiones de Semana Santa, no es baladí comentar como ha transcurrido la de nuestra ciudad, la cual transcurrió en un ambiente de devoción, con grandes aplausos al paso de los múltiples pasos y de los nazarenos, pero además, los asistentes (hasta los extranjeros que miraban con asombro y no cesaban de realizar fotografías) se comportaban con un profundo respeto, sin ningún tipo de acritud hacia el resto de asistentes, dejando amablemente pasar o ponerse un poco más cerca a los más pequeños, algo impensable, por ejemplo, durante la cabalgata de los Reyes Magos, donde algunos padres parece que van directamente a la “guerra” para que sus hijos estén situados en el mejor lugar posible, aunque los pequeños tengan escasos meses de vida y no se enteren de nada.

Realmente, ayer, daba la sensación de que simplemente asistir a la misma te introducía en un grupo selecto y cordial, eso a lo que podríamos catalogar de “buena gente”, gente que quiere vivir en paz su fe, gente que no busca constantes enfrentamientos y que intenta vivir tranquilamente en libertad. Algo que parece evidente, es que asistir a las procesiones te sitúa y te ubica en un espectro de la sociedad, en el cual la defensa de nuestras tradiciones no es algo retrógrado, ya que saber de dónde venimos es imprescindible para continuar el camino. Por contra, eso que se visten de progresistas son los más arcaicos, viven lastrados por un pasado que buscan revivir una y otra vez, son intolerantes y buscan la desaparición de todo lo que no sea de su agrado.

Estos días, algunos son muy zoquetes y aún no se darán cuenta, queda demostrado que la Semana Santa es una festividad multitudinaria y respetada por una amplia mayoría de la población, los únicos que no la respetan son los de siempre, los zarrapastrosos, enemigos del progreso y la estabilidad.

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.