Sobre las excusas de “mal pagador” del alcalde Noguera tras su imputación por prevaricación administrativa

Esta semana hemos conocido la imputación de Antonio Noguera por un presunto delito de prevaricación administrativa admitida por el Juzgado número 5 de Palma de Mallorca.




Según publicaba algún medio de comunicación, Noguera se habría escudado en dos cuestiones para aplicar un acuerdo aprobado en pleno junto a sus “cómplices” del gobierno municipal. La primera cuestión en la que se escuda, se basa en que la medida era un “mandato del pueblo”, justificación inverosímil pero muy socorrida por los secesionista para los cuales la independencia también es “un mandato del pueblo”. Alguien debería recordarle a Antonio Noguera que fue el candidato menos votado de los que se presentaron a las pasadas elecciones, la parte de ese “pueblo” que le puede haber mandado algo es muy pequeña, lo que demuestra que ha gobernado para una parte ínfima de los ciudadanos. Los acuerdos a los que han llegado después de las mismas no justifican la aplicación de una medida que favorezca a una pequeña parte de la población, lo que justifican, aparentemente, es que por el sillón se pueden llegar a votar medidas que te sienten en el banquillo de los acusados, nada más.

La segunda cuestión en la que se justifica, es que fue “una denuncia ideológica”, quizás intentando hacer ver que había sido la derecha los que habrían promovido dicha denuncia realizada según él por “fondos buitres”, lo que obvia en la ecuación el alcalde, es al Juez, ya que una denuncia la puede poner tu peor enemigo, alguien que te tenga pelusilla o un simple envidioso, eso da igual, ya se de derechas o izquierdas tiene que pasar por las manos de un Juez imparcial que valora los datos objetivamente y decide si la denuncia sigue hacia delante o se desestima. Sabiendo esto, y que ser imputado, no significa acabar siendo condenado. Hemos de decir, que el Juez admite a trámite las denuncias en las que tras valorar los datos aportados hay indicio de delito, así que todas las justificaciones anteriores se caen por su propio peso y lo único evidente es que un Juez la ha admitido por haber indicios de prevaricación administrativa.

Evidentemente debería dimitir según la barra de medir de su partido con el resto de formaciones, aunque seguramente es cierto que el código ético de su partido no incluye el “sectarismo”, ya que las bases en las cuales parece sentarse su propuesta política se basan no en el sectarismo, sino en el supremacismo catalanista más radical, incluso lo llevan más allá que los secesionistas peninsulares, ya que todos sabemos que aquí hay que hacer méritos para formar parte de la raza superior, y ellos tienen claro que prefieren ser catalanes de segunda, que baleares de primera.

Seguro que no dimite y quizás no haya condena, pero de haberla, os podemos asegurar que habrá más gente contenta, que votos sacó en las pasadas elecciones. Tiempo al tiempo.

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.