Pasando por Capilla: ¿Moción de censura contra Pedro Sánchez?

En un futuro, cuando los historiadores y politólogos hagan un análisis de la llegada de Pedro Sánchez al poder seguramente quedarán anonadados ante el cúmulo de circunstancias que se dieron para que este llegara a ser nombrado presidente. Y es que hace unos meses, cuando expulsado de su propio partido este presentó su candidatura a Secretario General del PSOE, eran pocos los que pensaban que pudiera alzarse con la victoria, y muchos menos los que creían que en una alianza con golpistas y filo terroristas llegara a alcanzar la jefatura del Estado. Sin embargo, lo que en un futuro puede ser un hecho de estudio, hoy es para el ciudadano medio una tortura. Aferrado al poder, Sánchez será recordado entre los que hoy le sufrimos como un okupa dispuesto a pactar con cualquiera por estirar un día más su estancia en Moncloa, por ser capaz de actuar de forma completamente opuesta a lo que dice y como un ser con una capacidad casi hipnótica de generar una crisis tras otra.




Lo más sorpresivo es su empecinamiento en mantener ciertas posturas a pesar de contar con la oposición ya no tan sólo del conjunto de la ciudadanía, sino de las propias bases y cargos de su partido, tal y como ocurre con la derogación de la prisión permanente revisable, una medida que, según las encuestas, goza de un apoyo mayoritario entre los simpatizantes socialistas, o la negociación con cesiones de todo tipo a los nacionalistas, algo que barones como García Page o ex cargos de relevancia como Guerra o Felipe González no han dudado en criticar abiertamente.

Así pues, si Sánchez pasa por ser el presidente más discutido de la historia de nuestra democracia, y además es una figura que ni siquiera goza de un gran apoyo por parte de las bases del PSOE y cargos de relevancia dentro del mismo partido nos viene a la cabeza esta pregunta: ¿Por qué no se lleva a cabo una moción de censura contra él?

No es una opción para nada descabellada. Si la propuesta de presupuestos que se presenta estos días se rechaza, el gobierno quedará absolutamente desacreditado por no ser capaz de poder ejecutar sus propios proyectos económicos. Del mismo modo, son muchos los socialistas que no se perdonan tener como socios de gobierno a aquellos que quieren quebrar el orden constitucional. Hay gente dentro de ese partido con respeto hacia sí mismos, que ven como ese proyecto político al que se sumaron les ha dejado de lado con propuestas e iniciativas que nada tiene que ver con aquello en lo que creen, y para los que un sillón y un sueldo público no les vale a cambio convertirse en mamporreros de Torrà o Bildu.

Con una moción de censura llevada a cabo por el PP, Ciudadanos y aquellos diputados del PSOE que aún sean leales a sus principios, así como miembros de otros partidos que se quieran sumar, se podría desalojar a Sánchez del poder y convocar elecciones tal y como solicita la mayoría de personas. De ellos depende, y tendrán que elegir entre seguir viviendo del erario públicos unos meses o años más o pasar a ser “hombres de Estado” en base a optar por cumplir con los deseos de la ciudadanía a la que se deben, o continuar aumentando el ya enorme descrédito de la actual clase política.

Autor: Antonio Capilla Vega

Comentarios Facebook
Publicado en Uncategorized.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.