La punta del lápiz: Podemos, casta pura y dura

Domingo 15 de enero 2017, autor: Jaume Oliver @jaumepelin53

Viendo como se están desarrollando los hechos en PODEM-Balears (Seijas-Huertas-Jarabo) o los enfrentamientos Iglesias-Errejón para conseguir el control del partido PODEMOS. Hay que acudir al sociólogo alemán Robert Michels cuando afirmaba haber descubierto lo que llamó la “ley de hierro de la oligarquía de los partidos”, se trataba de confirmar que una organización política a medida que se desarrolla y aumenta su capacidad, es conducida inevitablemente a una oligarquía.

Los partidos políticos cuando nacen y aún no están consolidados, se basan en asambleas en la que participan todos los presentes, siendo enteramente democráticos en el sentido de las Polis de la antigua Grecia.

En cuanto se convierten en partidos de masas con múltiples afiliados, la cosa cambia. Con el aumento de simpatizantes y afiliados, a las personas que a cambio de su trabajo, tiempo y esfuerzo dedicado al partido, se les suele ofrecer participar en el control de la organización.

En teoría los afiliados controlan el partido con sus objetivos y estrategias, en conclusión es una organización internamente democrática, a esto se le podía considerar democracia directa o asamblearia.

Una vez formado el partido y ya más allá de la democracia directa o asamblearia, se forma una organización burocrática y los que ocupan puestos en el seno de la organización acaban asumiendo el control efectivo del partido.

El paradigma de la “Ley de Hierro de la Oligarquía” ha sido el nacimiento y formación de PODEMOS, en principio sus círculos asamblearios eran enteramente democráticos ¿Lo son ahora, al ser un partido político de masas con sus cuadros directivos y sus afiliados? En cuanto se han convertido en un partido político estructurado todo esto ha pasado a la historia, sus parlamentarios ya deben seguir “el mandato imperativo”. Como decía Alfonso Guerra “el que se mueve no sale en la foto”.

La pregunta es: ¿En qué medida contribuye la organización a cubrir los intereses y demandas de los miembros del partido? La respuesta es sencilla, los encargados de una organización casi siempre trabajan a favor de sus intereses propios que suelen ser incompatibles con los de los demás miembros de la organización.

La prueba del nueve de esta “ley” es lo que está ocurriendo en el seno de PODEMOS, en cuanto son elegidos los miembros afines a los intereses de la dirección, al día siguiente las facciones se enfrentan por el poder exclamando: “Esto es un cortijo dictatorial” ¿Es, o no es casta PODEMOS?

Los miembros de la cúpula directiva tienden a preservar y mantener su propio estatus y sus objetivos pasan a ser diferentes a los de los miembros de base de la organización. Quienes gestionan este tipo de organizaciones no quieren correr riesgos, no desean perder sus prebendas ni arriesgar su estatus. Por esta razón cuando ciertas facciones dentro del partido plantean políticas y estrategias que pueden amenazar los privilegios de los que están mejor situados son rechazados por la dirección.

Todo esto descrito anteriormente se podría reducir a una simple analogía: El proceso de creación, fundación y desarrollo de un partido político es sencillamente una carrera rápida en la cual la meta está situada en lo alto de una tapia y en ella figuran un número determinado de escaleras para que los corredores puedan escalar la gran pared, una vez llegados los vencedores y no cabiendo más corredores en lo alto de la tapia. ¡Qué hacen los recién llegados! ¿Ayudar a los demás a que suban? ¡Por supuesto que no! Lisa y llanamente, ¡el primer movimiento es tirar la escalera para que no puedan subir otros miembros!

Al parecer los primeros que llegaron a lo alto de la tapia ya han tirado las escaleras. Y al necesitar poder para subsistir no han dejado ningún hueco. ¿Es así señor Jarabo?

Comentarios Facebook
Publicado en La punta del lápiz.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.