La OBIA publica las conclusiones del “Estudio sobre el impacto de la Covid-19 en la infancia y la adolescencia de las Illes Balears”



Sobre una muestra de 17.300 participantes, el 88% reconoce que ha pasado bien o muy bien el confinamiento

El 5 % de los encuestados manifiesta carecer de un dispositivo electrónico y el 2,2 % no tiene conexión a internet





La Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia (OBIA) publica las conclusiones del “Estudio sobre el impacto de la Covid-19 en la infancia y la adolescencia de las Illes Balears”. La investigación se centra en cómo han vivido los menores y adolescentes de entre 6 y 18 años la situación de confinamiento provocada por la Covid-19. La iniciativa de la OBIA, en colaboración con la conselleria de Educació, Universitat i Recerca i la conselleria d’Afers Socials i Esports, concluye que el 88% ha vivido la cuarentena bien o muy bien. El 12% afirma haberse sentido mal o muy mal. En este segundo grupo los factores de índole emocional han tenido un peso muy significativo en su vivencia de esta crisis .

Se enviaron más de 200.000 correos electrónicos a todos los alumnos de las Illes a partir de 6 años a través de la plataforma educativa, donde se solicitaba su colaboración para contestar el cuestionario con un mensaje a los padres y tutores legales para que animaran sus hijos a participar en la iniciativa. Esta información llegó a los hogares de las Balears el 20 de mayo y se abrió un período para responder hasta final de curso.

La primera semana se obtuvieron más de 12.000 respuestas. Este volumen representa el 10% de todo el alumnado de las Illes Balears, lo que, desde el punto de vista estadístico, tiene un nivel de fiabilidad y seguridad muy elevado para poder representar ampliamente la opinión de este sector de población. Se tiene que decir que no se pretendía hacer una investigación científica, con todos los requisitos propios de este tipo de estudio. El cuestionario, sencillo y corto, constaba de quince preguntas y con una pregunta abierta sobre propuestas o aportaciones para mejorar su situación en esta pandemia. La conselleria de Educació, Universitat i Recerca facilitó que el cuestionario llegara a todos los hogares de las Balears con alumnos a partir de 6 años. Se consideró que el grupo destinatario fueran los alumnos de entre 6 y 18 años, incluyendo posibles alumnos mayores de edad que hacen ciclos formativos de FP o de enseñanza secundaria.

La propuesta se envió a la Direcció General de Primera Infància, Innovació i Comunitat Educativa , que dio el visto bueno con la propuesta de usar la plataforma educativa digital GESTIB para que llegara a todos los hogares de las Illes con personas del grupo destinatario. Así, el 20 de mayo, a las 8.22 horas de la mañana, se enviaron 200.289 correos electrónicos.

El 5 % de los encuestados carece de un dispositivo electrónico y el 2,2 % no tiene conexión a internet. El 45% de los alumnos han contestado que el ordenador o dispositivo electrónico que tienen es compartido con otros familiares.
Una de las explicaciones que establece la OBIA para entender la adaptación positiva de los menores en esta situación excepcional es el hecho unánime de haber compartido en familia esta experiencia. La convivencia fortalece el afecto y los vínculos que componen la identidad y la cohesión familiar. La Oficina de la Infancia y la Adolescencia, dirigida por Serafín Carballo, destaca también la gran dosis de creatividad mostrada por los más pequeños, un aspecto a potenciar por parte de los adultos, como darles el espacio para que desarrollen herramientas propias de entretenimiento sin necesidad de planificar al detalle el tiempo de ocio del que disponen.

El exceso de deberes, los problemas de coordinación entre alumnos y profesores y la posibilidad de compartir más espacios virtuales con los compañeros de clase son algunas de las peticiones que señalan los participantes. Los más de 17.300 menores encuestados, desde el 20 de mayo hasta el final de curso, respondieron de forma voluntaria y anónima a un cuestionario de quince preguntas

Esta primera radiografía extraída del estudio señala la necesidad de tener en cuenta el impacto del confinamiento en las niñas y niños menores de 6 años y que se amplíe a padres y madres la participación activa en estos informes para conocer de manera más completa la situación ante situaciones excepcionales como la actual.

Uno de los aspectos que preocupa a la OBIA es el hecho de que el 30% de los encuestados asegura que desconoce la existencia de teléfonos de ayuda a los menores, aunque solo un 47 % de las respuestas citaban algún teléfono de ayuda en concreto . El decreto del estado de alarma agravó la inquietud de distintas ONG´s de infancia, que alertaron de que el confimaniento de menores y adolescentes iba a producir un aumento de las situaciones de violencia hacia los menores.

Cabe recordar que el teléfono europeo de atención a la infancia, gestionado por la Fundación ANAR, es el 11611. Es un servicio confidencial y gratuito y atendido por especialistas durante las 24 horas del día, todos los días del año.

Comentarios Facebook
Publicado en Local.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.