La izquierda radical busca tapar su bochornosa derrota en Andalucía intentando engañar a las mujeres españolas

La derrota en Andalucía y el cambio de gobierno en la Junta, han provocado la virulencia más radical de la izquierda española, hasta tal punto, que para tapar sus vergonzosos resultados son capaces de enfrentar madres con hijos o hijas con padres.





Las feminazis que promueven la toma de las calles para protestar contra VOX, suponemos, que deben ser conscientes que metiendo en el mismo saco a todos los hombres, están asegurando que sus padres y sus hijos son machistas y responsables principales de la imposición del «heteropatriarcado», también deberán ser tratados como si fueran minas antipersona y puestos en cuarentena para impedir que ataquen a alguna mujer de su entorno; aunque quizás, con esa hipocresía de la izquierda tan común, dirán que sus padres y hermanos son de los que «follan bien» como dice Pablo Iglesias, que debe ser muy feminista, pero dejó claro que a algunas mujeres hay que «azotarlas hasta sangrar».

Esta nueva ocurrencia del «hombre feminista» me ha llamado la atención y me ha hecho reflexionar ¿Qué es un hombre feminista? Un hombre que respeta a su madre, a su esposa o a sus hijas es feminista o por el contrario, un hombre feminista debe ser «afeminado», suponemos que en ambos casos deben «follar bien» o ¿no? Seguramente solamente el líder del aberrante partido morado debe ser capaz de contestarnos a dichas profundas dudas.

El movimiento feminista radical, en la actualidad, quiere que no existan los hombres. Ya les iría bien con un banco de esperma o incluso, lo ideal, sería conseguir espermatozoides sintéticos y borrar de la faz de la tierra a los culpables de todos sus males. Es similar a querer prohibir los coches o los aviones, porque en ocasiones mueren personas; aunque evidentemente tenemos que tomar medidas para educar mejor a los jóvenes, nuestra sociedad actual, con unos políticos que enervan a las masas contra el diferente, parece indicar que hemos perdido la autoridad moral para pedir a los demás un mejor comportamiento, incluso podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que hay líderes políticos que azuzan a sus fanáticos seguidores para que se tomen la Justicia por su mano. Tampoco es descabellado pensar que las actuales políticas y subvenciones a tal infinidad de asociaciones no han tenido ningún tipo de resultado en las cifras de mujeres asesinadas o maltratadas, ya que no parecen ir destinadas a la erradicación del problema en su raíz, ya que según parece, incluso habría tramas de denuncias falsas.

Nosotros no somos muy duchos en la materia, pero ante dicha lacra social, parece claro que las inversiones y las campañas deben ir dirigidas a los hombres, buscando la concienciación entre ellos o incluso, la lógica, nos hace pensar en buscar perfiles muy determinados y exclusivos de un tipo de personas, las cuales son capaces de llegar a matar a un semejante, ya sea del sexo contrario o del mismo sexo. El FBI, en los años 70, inició un estudio para identificar el perfil de los asesinos psicópatas, en dicho estudio no distingue entre hombres y mujeres, más bien lo hace por situación social y sitúa a dichos individuos, más propensos a cometer atroces asesinatos, en un entorno familiar desestructurado, en los que han sufrido abusos y han sido humillados por sus progenitores, siendo indiferente la clase social de los mismos. Ya que un mal padre o una mala madre pueden poseer mucho dinero o carecer de ello, pero dicha maldad será absorbida por su descendencia, si los padres son malos y abusan de los demás, incluso de sus hijos, sus hijos abusarán de los demás, ya sean de sus parejas o del gordito de la clase.

El ser humano tiene algo de divino y de diabólico al mismo tiempo, es capaz de salvar vidas operando a corazón abierto o enviar máquinas que surquen el Universo, pero también es capaz de crear cámaras de gas para asesinar en masa o contar, escondidos por las calles, con miembros de su especie capaces de asesinar cruelmente a niños de seis años, como en el caso de Gabriel y fue una mujer quien lo perpetró, eso es llegar al nivel máximo de atrocidad humana y no por ello, todas las mujeres son capaces de llegar a tales extremos.

Con la concatenación de cuatro palabras no vamos a conseguir solucionar el problema, pero quizás encendamos la chispa en una mente pensante de mayor capacidad y pueda llegar algún día a lograrlo, lo que parece claro y evidente, es que las medidas actuales no surten efecto y quien dice defender a las mujeres, son los primeros que no quieren que los asesinos cumplan sus condenas íntegras, o algo nos hemos perdido o continuamos con la hipocresía de una izquierda reaccionaria que necesita nuestras miserias para justificar su existencia.

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.