La España de la pandemia, es la España de la mentira, el engaño y el totalitarismo institucional



Ayer pudimos vivir un nuevo capítulo del triste e hipócrita panorama político que debemos sufrir los ciudadanos españoles.




«Dime de qué presumes y te diré de qué careces» dice el dicho y es tan real en nuestro país como la vida misma. En nuestro país quienes siembran el odio e intentan que haya enfrentamientos en las calles, son los que acusan a los demás de sembrar el odio y la crispación social, no hace falta que digamos quienes son unos y otros, ya que todo el mundo lo sabe o debe sacar sus propias conclusiones.

Nosotros los baleares sabemos bien como van intentando sembrar el odio contra el que piensa diferente, es la técnica utilizada por el secesionismo catalanista desde hace décadas en nuestra Comunidad, ese odio hacia lo español, que ha desembocado en la desaparición del castellano en las aulas. Esos mismos que comparaban la capacidad intelectual de los negros y los blancos en EEUU, para comparar a los catalanes y los españoles, calificando de «bestias» a todo aquel que estuviera más allá de sus fronteras y ahora mandan su apoyo a los que protestan contra Trump, ellos, que si por deseo fuera, serían mucho peor que el propio KKK. Por eso os decimos, que esa película ya la hemos visto.

En nuestro país vivimos en una mentira constante y lo hacemos, por que hay un plan establecido para el engaño y en el que algunos medios de comunicación forman parte indispensable de ello, que por casualidad, también se ha utilizado por el secesionismo y que no deberíamos olvidar, son socios del gobierno. En Cataluña saben bien como utilizar una cadena pública para el propio beneficio y todo parece apuntar, que desde Madrid se tuvo claro desde el minuto uno que se debe controlar la información y que siempre debe ser vista desde el mismo punto de vista, valga la redundancia.

En la España de hoy, parece evidente que hay totalitarios que han conseguido llegar muy alto en el escalafón y están intentando hacerse con el poder en todas las instituciones, aunque para ello deban hacer desaparecer la división de poderes, en esas si parece que están algunos y no precisamente son los que tiene enfrente alguna vicepresidenta, ya que bien podrían estar mucho más cerca de ella, incluso podría decir eso de que se encuentra «a la derecha del Padre», ese Padre omnipotente que hasta parece capacitado para hacer resucitar a los muertos de la pandemia, y es que, todo apunta, a que con la divinidad nos hemos topado.

Estos «divinos» aparentan tener el cerebro putrefacto, son malos y hacen cosas malas, y lo que es peor, no necesitan muchos motivos para ello, les basta con sacar tajada política y eso es mucho más rentable de lo que, nosotros, simples mortales mundanos podamos imaginar.

Comentarios Facebook
Publicado en Editorial.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.