La calidad del aire en Baleares fue entre excelente y buena durante el año 2019



Según el informe anual elaborado por Vicepresidencia mejoran los valores respecto al año anterior pero se mantienen los niveles de dióxido de nitrógeno en Palma

La calidad del aire que respiramos los baleares durante en 2019 fue entre excelente y buena, según el informe anual elaborado por la Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos.





A pesar de la presencia de una amplia mayoría de contaminantes – dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), benzo (a) pireno, PM2,5 y metales- la calidad del aire en las Illes Balears ha sido evaluada, durante el año 2019, entre excelente y buena. Únicamente en el caso de dos contaminantes como son el dióxido de nitrógeno (NO2) y el ozono (O3) se han obtenido valores entre regulares y malos en zonas muy concretas. Es el caso de Palma, donde el dióxido de nitrógeno ha alcanzado un promedio anual de 32 g / m3 que, a pesar de ser inferior a 35 g / m3 de 2018, logra una calidad del aire calificada de regular y cercana al valor límite anual para la protección de la salud establecido en 40 g/m3.

En cuanto al ozono, en las Illes Balears es muy habitual que durante los meses de verano se supere el valor objetivo para la protección de la salud, fijado en el valor octohorario de 120 g / m3. Se han alcanzado máximos octo horarios medidos del orden de 120-150 g / m3. En el año 2019 no se ha detectado ninguna superación horaria del umbral de información (180 g / m3) ni ninguna superación del umbral de alerta a la población (240 g / m3). En términos globales, durante el año 2019 se han medido valores ligeramente inferiores al año 2018 y en la mayoría de las zonas se ha conseguido una calidad del aire regular, excepto en dos zonas de Mallorca que tienen una calificación de mala. Las estaciones Hospital Joan March y Maó superaron el valor octohorario para la protección de la salud en el trienio 2017-2019, con 35 y 31 días de superación media respectivamente, por encima de los 25 días permitidos.

En el caso de Formentera se efectuó una campaña de seguimiento de la calidad del aire con una estación móvil situada en torno a la central térmica Ca Marí con el objetivo de vigilar la emisión de los grupos electrógenos de esta central durante los meses de verano. Actualmente, el servicio técnico de la Conselleria está estudiando los resultados obtenidos en esta zona, ya que durante 2019 los valores contaminantes fueron más elevados que en el año anterior, sobre todo de NO2. En ningún caso, sin embargo, estos resultados han estado por encima de los límites permitidos. Por este motivo, y con el objetivo de hacer un seguimiento de la calidad del aire más exhaustivo, se instalará la estación móvil en la zona de la central, junto con la que Endesa tiene en esta misma zona. Esta campaña de control de la calidad del aire a través de la estación móvil también se ha llevado a cabo en los municipios de Sant Francesc i Sant Ferran.

A fin de seguir trabajando en la mejora de la calidad del aire de las Islas, desde la Dirección General de Energía y Cambio Climático se está revisando el plan de mejora de calidad del aire en Palma. Asimismo, se están finalizando los trámites del convenio por el Plan de mejora de calidad del aire de Mahón, que se aprobó en Consell de Govern el pasado 12 de junio y que servirá para establecer medidas correctoras y, en caso de necesidad, fijar planes adecuados para la mejora de la calidad del aire de este municipio.

Cabe recordar que la red de vigilancia y control de la calidad del aire en las Illes Balears dispone de las estaciones siguientes: siete estaciones propias de la Conselleria; once estaciones fijas situadas en torno a las centrales térmicas de Mallorca, Menorca y Eivissa, y dos estaciones móviles propiedad de Endesa. En la zona de Maó (ES0409) se cerró la estación de Sant Lluis y se sustituyó por la nueva estación del Puerto de Maó a fin de conseguir unos datos más representativas del Puerto y la central térmica. Además, también se recogen los valores de la estación fija ubicada en el Hospital Joan March y una estación móvil de Tirme, que vigila las zonas de Son Sardina, Palmanyola y es Garrovers. Las estaciones de la fábrica de cemento de Lloseta y la de Aena en el Aeropuerto de Palma no se utilizan para la evaluación de la calidad del aire.

Comentarios Facebook
Publicado en Local.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.