La «basura» (y no la de las calles) puede hacer implosionar a Més desde dentro antes de las elecciones


Dicen algunos expertos que «el poder corrompe» y aunque los secesionistas de Més ya no venían con muy buenas intenciones, parece que haber tirado del carro toda la legislatura (siendo los que menos votos tenía de los tres) le puede pasar factura, ya que las andanzas de algunos de sus miembros pueden incluso acabar en los Tribunales.




Donde la formación secesionista ha tenido poder, ya sea en Mallorca o en Menorca, ha tenido problemas con los ciudadanos y también con la Justicia, ni han derribado Sa Feixina, por ser una decisión totalitaria, ni podrán derribar el puente en Menorca por la misma razón y es que los ciudadanos tenemos suerte de que todavía contemos con alguien que les pueda parar los pies. También hemos visto dimitir y llevar a los Juzgados el caso «contratos», un caso bochornoso, que aunque sea legal, no deja de ser poco ético regar a tus amigos con dinero público. Ahora, además, se junta con los certificados de catalán falsos en EMAYA, dirigida por Més y es que todo lo que pase por sus manos parece acabar con un mal olor (y otra vez no es culpa de la basura).

Mención especial tenemos que hacer de lo que nos puede costar que Antoni Noguera sea alcalde de Palma, donde por su capricho con el edificio de GESA, los ciudadanos tendremos que pagar aparentemente 170 millones de euros o casi un millón en un centro de circo y es que donde no hay, no se puede sacar nada.

El poder es goloso y hay algunos que no quieren perder su «cuota» del mismo, por eso, ahora son sabidas las tensiones dentro del propio partido y también entre los socios de gobierno, la prueba la tenemos en dos casos en concreto, el conflicto y cruce de acusaciones entre el Consell y el Ayuntamiento de Campanet, los dos de Més, y el anuncio de la socialista Garrido en un tema tan polémico como la ampliación de la carretera de Llucmajor-Campos, la cual aseguraba que la ampliación no era realmente como había explicado su socio. Eso, sumado a los abandonos de la formación, como son el caso de los polémicos David Abril y el menorquín, Nel Martí, bien podrían dejar intuir que las cosas de puertas para dentro no van todo lo bien que intentan hacer ver en público, y es que ya se sabe «que el dinero no tiene amigos, pero ante el poder, todos son enemigos».

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.