Esto es lo que hay: Abuelos, abuelos y más abuelos…



Autor: Marc Rigo Suau

Abuelos, padres y niños. Los niños son los hijos de los padres y los nietos de los abuelos; los padres son los hijos de los abuelos y los padres de los niños; y los abuelos son los padres de los padres y los abuelos de los niños. Vaya tinglado. En todo este berenjenal que hay montado, lo más importante, por supuesto, son los niños; luego vienen los abuelos, que son los que realmente guardan a los niños; y en el furgón de cola aparecen los padres, que son los artífices del tinglado. El trabajo exclusivo de los abuelos, una vez jubilados, consiste en trabajar mucho más que cuando estaban en activo, guardando a sus encantadores nietos y, ahora, en verano, el trabajo se les multiplica al cien por cien. Las vacaciones estivales son, evidentemente, para algunos padres, para los maestros y para los niños, ya que los abuelos no gozan de este maravilloso privilegio, porque son los únicos que se quedan en blanco y sin botella, pero con niños.





Desde hace varias décadas, es de suponer que la incorporación de la mujer al mundo laboral ha influido bastante, está de moda que los abuelos guarden a los nietos, principalmente en horario de trabajo, durante todo el año y, como he dicho anteriormente, sobre todo, en época estival. Pero es que el problema; si se puede llamar problema, porque ésta es otra, ya que casi todos los abuelos están encantados de hacerlo; radica que no solamente los guardan en horario de trabajo de los progenitores, que sería lo lógico y normal, sino que también cuando los padres acuden a fiestas, comidas o cenas, salidas nocturnas, en fin, para todo lo que es menester. Si tanta ilusión les hacía tener un hijo porque lo guardan casi siempre los abuelos. Por no hablar de padres separados, porque claro, como estás separado y tienes que buscar otra pareja lo antes posible, cuando tú sales de marcha los abuelos se quedan guardando. No vas a ir con el niño a cuestas a buscar pareja, no cuadra. Una vez que vuelves a estar comprometido y después de un cierto tiempo saliendo con ella, a solas por supuesto, presentas tus hijos a tu nuevo amor y ya veremos como lo digiere la señora o el señor en cuestión. Y, volver a empezar, como la película de José Luis Garci, pero no te preocupes que los abuelos siempre están de guardia.

Es verdad que no todo son problemas y dificultades, los abuelos también se enriquecen mucho al estar en contacto permanente con los nietos y, además, les ayudan a sobreponerse en situaciones difíciles como es, en algunos casos, el divorcio de sus padres. Y, por supuesto, lo que no han podido disfrutar con sus hijos por su trabajo diario en anterioridad, lo intentan gozar y complacerse, ahora, con sus nietos. Los niños rejuvenecen a sus abuelos, porque con ellos vuelven a sentirse felices, necesarios y hasta imprescindibles. Lo que es obvio es que los niños necesitan a sus padres y a sus abuelos; los padres necesitan a los abuelos y a sus hijos; y los abuelos lo que necesitan es paz y tranquilidad… y a sus hijos y a sus nietos. Como es de obligado cumplimiento pido disculpas si alguien se ha podido sentir ofendido, era sólo una reflexión un tanto divertida a la situación actual en la que vivimos. ¡Esto es lo que hay!

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.