Enric Mas encara su año de confirmación

El joven ciclista de Artà superó las altas expectativas que había puestas sobre él en 2018, al acabar segundo en la Vuelta a España, pero ahora afronta la difícil tarea de mantener su progresión y confirmarse como una de las principales figuras del pelotón internacional durante el que será el año de su debut en el Tour de Francia.

Allá por 2016 las esperanzas del ciclismo español de cara al futuro próximo se depositaban principalmente en el catalán Marc Soler, quien un año antes había fichado por el conjunto Movistar. Durante los dos últimos años, el de Vilanova i la Geltrú no ha dejado de progresar y el pasado marzo dio un importante salto adelante al ganar la París-Niza, pero sus logros han palidecido por la impresionante irrupción de Enric Mas. El mallorquín del equipo Quick-Step brilló en la montaña de la Vuelta a España, con el colofón de su victoria en la penúltima etapa en el Coll de la Gallina, pero también despuntó en la contrarreloj, lo que le permitió acabar en el segundo puesto de la clasificación general y como mejor joven de la Vuelta, por delante del colombiano Miguel Ángel López.

Con la mente puesta en el Tour

Ahora a Mas le queda el más difícil todavía: confirmarse en el Tour de Francia. “Yo, personalmente, voy a ir a ganar, pero la verdad es que vamos a ir ahí a aprender para un futuro”, ha declarado recientemente en una entrevista para Eurosport. Con 24 años recién cumplidos, el artanenco se posiciona como una de las bazas españolas para luchar por el Tour este verano, a pesar de que será su año de debut en la cita más importante del calendario ciclista. De hecho, resulta llamativo que las casas de apuestas vean a Mas casi con las mismas opciones que Mikel Landa, ya que la cuota de Betway a ganador del Tour a 15 de enero es de 34,00 para el balear y de 29,00 para el alavés, a pesar de que Landa irá arropado por un equipo más poderoso y de que esta será su cuarta participación en la ‘Grande Boucle’.

La afición tiene que saber que yo voy a trabajar para intentar disputar, para estar en la línea de salida en mi mejor estado de forma de mi vida”, apunta un Mas siempre ambicioso, tanto en sus declaraciones como en su forma de competir. Esa mentalidad ganadora y su manera de ir sobre la bici son las que propician que se le compare con Alberto Contador, una semejanza que todavía no le molesta que le recuerden, sobre todo teniendo en cuenta que el madrileño ganó el Tour con 24 años. “Me tocará ganarlo este año”, bromea quien ya es uno de los grandes nombres del deporte balear.

El camino hacia la cumbre

La relación entre Mas y Contador va más allá de la calidad de ambos, ya que el de Artà precisamente se forjó como ciclista en la cantera creada por el madrileño. Tras su paso por el Flex-Junior y el Specialized-Sub 23, dos equipos de la Fundación Contador, Mas debutó como profesional en 2016 con el Klein Constantia, filial del Quick-Step. Aquel año ya destacó al ganar la Vuelta al Alentejo y el Tour de Savoie Mont Blanc, además de ser segundo en el Giro della Valle d’Aosta, adjudicándose también la clasificación por puntos en esas tres carreras.

En 2017 dio el salto al World Tour de la mano del Quick-Step, lo que le permitió estrenarse en citas como la Volta a Catalunya, la Vuelta al País Vasco, el Critérium du Dauphiné y la Vuelta a España, donde recibió el premio a la combatividad en dos etapas. Tras esa primera toma de contacto, Mas despegó en 2018 y se hizo notar desde el principio. En abril acabó sexto en la Vuelta al País Vasco, donde obtuvo su primera victoria de etapa en una carrera del calendario World Tour y donde terminó como mejor joven; en junio concluyó la Vuelta a Suiza en cuarta posición y, una vez más, como ganador de la clasificación joven; para despuntar después en la Vuelta a España.

Su manera de competir en la Vuelta fue la que ha generado tanta expectación de cara a esta nueva temporada, ya que el mallorquín no solo aguantó sin muestras de flaqueza durante las tres semanas, sino que fue capaz de ir de menos a más, mostrando una confianza y una fuerza mental que pocas veces se ve en un corredor tan joven. Ahora Mas tiene ante sí el reto de cargar con esa presión sobre sus hombros y salir airoso del que será su año de confirmación para sumarse al Olimpo de deportistas baleares formado por Rafa Nadal, Sergio Llull, Marco Asensio o la bicampeona del mundo María Perelló.

Comentarios Facebook
Publicado en Deportes.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.