Desde mi ventana: Triplete al garete



Autor: Marc Rigo Suau

Triplete al garete. Hasta aquí todo dicho, pero claro, esto no es suficiente. Vaya por delante que soy aficionado del Real Madrid, pero esto ya lo sabían muchos de ustedes, una vez aclarado y para que no haya malas interpretaciones, también quiero añadir que tengo un nieto de cuatro años que le apasiona el Barça y muchos amigos corales, culés hasta la médula, que todavía se encuentran en estado de shock, por lo tanto, para mi nieto en especial y para mis amigos culés en general siento que este resultado les haya dejado tan mal el cuerpo. Los que me conocen saben que no me gusta reírme de las desgracias ajenas, ya que hacerlo es de mediocres y fanáticos y yo pretendo no ser ninguna de las dos cosas y, además, con la temporada que llevamos los merengues es mucho mejor callar, dejar pasar el tiempo y a otra cosa mariposa. Pero lo sucedido el martes fue tan escandaloso que no he podido frenar mis impulsos y quiero hacer una referencia breve y concisa sobre el encuentro en cuestión.





El partido tenía mala pinta sólo empezar, ya que los culés saltaron al campo vestidos completamente de amarillo y, con el referente de la debacle del 7 de mayo en Sevilla contra el Steaua de Bucarest 33 años atrás, desafiaron la suerte y, evidentemente, como no podía ser de otra manera, salió cruz. Desastre total en toda regla. A partir del dos a cero el Barça parecía un equipo de barrio, excepto lo poco que pudieron hacer Messi y Ter Stegen, los demás, con Ernesto Valverde a la cabeza, fueron una auténtica calamidad. Jugaron contra un equipo mermado con las lesiones de Salah, Firmino y Keita, tres titulares, pero los ingleses les dieron un baño sin agua y en primavera. El resultado de la ida, sin duda, había sido muy engañoso, ya que el Liverpool firmó un partido excelente en Barcelona, pero al no materializar las ocasiones y que Messi, como siempre, estuvo genial, al final se juntó el hambre con las ganas de comer. Esto, que era una evidencia, pocos lo reconocieron y creyeron que ya estaba todo el pescado vendido y que en Anfield ataban los perros con longanizas. Por cierto, el cuarto gol fue de dibujos animados. Sin comentarios. Lo nunca visto. Como dicen en Cataluña: “De traca i mocador”. El fallo de Dembélé en Barcelona, en el último minuto del encuentro, que parecía ser algo anecdótico ha resultado ser decisivo. Dembélé y Coutinho, cartera en vez de cantera. Más de trescientos millones tirados por la borda, habla mal de ellos y no los vas a vender.

En los días previos al partido y poco antes de comenzar el mismo, hubo declaraciones de algunos medios de comunicación catalanes, aficionados fanáticos culés y algún que otro directivo, dando por hecho que ya estaban en la final de Madrid e, incluso, que ya la habían ganado y los preparativos para la fiesta en la Diosa Cibeles ya eran una realidad. Pues va a ser que no. La Diosa no se toca. No se puede vender la piel del oso antes de cazarlo, porque te puedes quedar compuesto, sin oso y con cara de imbécil. Esta Liga, por mucho que nos quieran vender a partir de ahora por allá arriba, ganada con un mérito extraordinario, será, sin duda, la más triste de la historia culé. Ya va siendo hora que reconozcan el mérito que tiene ganar cuatro Champions en cinco años. Casi ná. Una de las diferencias abismales que existen entre el Real Madrid y el Barça, es que los merengues cuando juegan finales las ganan y los culés no las ganan porque, es obvio, no las juegan. ¡Esto es lo que hay…!

Comentarios Facebook
Publicado en Deportes.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.