Desde la sombra: Suerte Maestro



Me gustaría saber más argot taurino para que este apunte tuviese más tronío.

Salvo que la autoridad competente o algún inconveniente de salud lo impidan el próximo viernes iré a los toros.
En primer lugar me lleva la ilusión de pasar unas horas en compañía de mis amigos; compartir con ellos bocadillos y refrescos, comentarios y vivencias taurinas.
En segundo lugar disfrutar del colorido ambiente que conforma el aforo, saludando a más amigos y conocidos. Pasando lista de quién está y quien no, prismáticos en ristre.
En tercer lugar atender al clarín que anunciará la apertura de la puerta del patio de cuadrillas, para que dé comienzo el paseíllo. Los toreros tocarán madera, se saludarán, se desearán suerte y cuando el avance les coloque en posición saludarán al presidente. Los aguacilillos, encabezando el paseo, habrán hecho lo propio.





Al nuevo toque de clarín se abrirá la puerta de toriles y aparecerá el primer toro bravo, que previamente habrá sido presentado al respetable anunciando su edad, peso, nombre y ganadería.
Acto seguido empieza la lidia: tercios de varas, banderillas y muerte. Si la faena ha resultado satisfactoria: orejas, rabo y puerta grande para el matador. Si no resulta tan lucida la evaluación da por resultado: desde vuelta al ruedo a ovación, silencio o pitos.

No voy a la corrida a ver morir al toro. Voy a ver cómo lo matan.
No voy a la corrida a ver sufrir al animal, voy a ver como el animal danza con el torero.

Enseñar a nuestras mascotas a hacer alguna gracia o a que nos avisen cuando tengan necesidades o las hagan dónde queremos lleva días o años de adiestramiento. El torero doma y domina en menos de veinte minutos a un enorme desconocido, que luce dos pitones enormes, astifinos en el mejor de los casos, con los que la naturaleza le ha dotado para su defensa o ataque.
Parar, templar y mandar no es fácil. Ni transmite odio hacia el toro, todo lo contrario. Parar, templar y mandar es para hacer amigos.
Los aceros: estoque y puntilla matarán al toro, cierto. El animal será arrastrado por la junta de mulas enjaezadas para la ocasión. Areneros y muleros harán que el traslado al desolladero sea lo más rápido posible.

La pregunta es si la permisibilidad, lógica y natural, del desarrollo periódico de lo expuesto hace que una ciudad sea más o menos salvaje.
Si el gobierno de mi comunidad autónoma o el ayuntamiento de Palma, en un futuro, consiguen, no sabemos en base a qué, prohibir las corridas de toros en su ámbito territorial ¿Me hará más civilizado?

Las ferias de San Isidro, Abril en Sevilla, Fallas en Valencia o San Fermín en Pamplona ¿Hacen que los madrileños, andaluces, valencianos o navarros más salvajes que los barceloneses? Sinceramente, creo que no. Entonces ¿Cuál es el interés que lleva a la autoridad competente (que en la CAIB no lo es) a la prohibición de las corridas de toros?

En España a los 16 años se puede contraer matrimonio, incluso se puede abortar, pero la autoridad local no quiere que las personas vayan a los toros hasta los 18 años. No cuadra.
Ya sé que Palma, a pesar del espléndido Coliseo Balear, que este año cumple 90 años, no es plaza de primera; pero tendremos la ventaja de que el viernes nueve de agosto veremos los toros desde la sombra que a las 21,30 nos cubrirá.

Que Dios reparta suerte.

Autor: Sr. Avi

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.