Crónica sensata del político loco: Gabriel Rufián, tres años y 300.000 euros después

En este país de locos (que nadie se tire de los pelos porque todos tenemos algo de locura) debe haber muy pocas personas que no conozcan al diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Gabriel Rufián. Un personaje que ha dado mucho de qué hablar y que sigue llenando páginas y minutos en los medios de comunicación, como si fuera una estrella de cine internacional.




Desde su escaño en el Congreso de los Diputados y con el beneplácito de Joan Tardà, el “dictadorzuelo”, así lo califica Fernando Ónega, de Santa Coloma de Gramenet que insultó a su propia familia de Jaén por cobrar unas ayudas, se vanagloria de todo lo que hace desde su posición más narcisista. Con el recuerdo de verlo con los brazos en cruz, aún resuenan las palabras de ese día del mes diciembre de 2015 en el que prometió que «en 18 meses dejaré mi escaño para regresar a la República Catalana». Pasado este tiempo, Gabriel Rufián no solo no se ha ido a su fantasiosa República sino que continúa en la capital de España con la excusa de que el Govern es quien lo quiere allá.

Rufián ha ganado «peso» en ERC

Tres años y 300.000 euros después, cálculo de 36 meses en el Congreso con un sueldo de algo más de 8.000 euros mensuales, Gabriel Rufián sigue sin demostrar para qué y por qué es diputado en el Congreso. Lo peor de todo es que tiene el dudoso honor de ser el segundo diputado en la historia obligado a abandonar el hemiciclo. Un honor que comparte con el popular Vicente Martínez-Pujalte.
Rufián ha pasado de ser un auténtico desconocido, miembro de la entidad Súmate que busca el voto independentista entre los castellanohablantes, a convertirse en un personaje que ha tirado por tierra la frase que el Molt Honorable President Josep Tarradellas, desprestigiado por su partido, comentó sobre que “en política se puede hacer todo, menos el ridículo”.

El ex presidente uruguayo José Alberto «Pepe» Mujica dijo una vez que “el poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son”. En este caso, el poder de ser diputado ha revelado lo que de verdad es Gabriel Rufián frente a la vista de casi todos: un ser arrogante, soberbio, altivo, altanero, abusivo y, en gran medida, insoportable.

Desde un punto de vista psicológico, en sus alocuciones, nunca breves, pero sí soporíferas, Gabriel Rufián se cree un ser superior a los demás miembros del hemiciclo, dando una desmedida importancia a su imagen. Un ser excéntrico que cree vencer a sus rivales a costa de cualquier precio, con una tendencia a imaginar que aplasta a aquellos que le superan solo por asegurar su propia posición de ser supremo frente a los suyos. Alguien que no sabe ni quiere escuchar a los demás, un personaje monotemático (todo debe rondar en torno suyo). Gabriel Rufián se ha convertido a ojos de la mayoría de la opinión pública en un producto de la paranoia, inseguro e inestable.

Durante estos años, Rufián ha demostrado que la política seria dedicada a resolver los problemas de los ciudadanos de este país, aunque no siempre es así, no es lo suyo. Su único objetivo es el show business con el Congreso como escenario principal.

En referencia a una frase del actor Groucho Marx sobre política, Gabriel Rufián tiene “el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Autor: Antonio Pérez 

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.