Cartas al director: Reparando la historia del día 17 de enero en Menorca



Con motivo de la celebración del 17 de enero (fiesta de San Antonio, día de Menorca), el Consell Insular de Menorca (CIME) ha publicado un folleto y un vídeo sobre el programa de actividades. Un programa institucional con mensajes tanto inexactos como ajenos a la historia de Menorca, que es necesario reparar.





En el vídeo, el Consejero de Cultura, Educación, Juventud y Deportes menciona de pasada el carácter histórico de la fecha explicando: 1) que celebramos la incorporación de Menorca a la cultura europea, la conquista catalano-aragonesa por el rey Alfonso y 2) que la celebración tiene algo — ¡No tanto!— que ver con el pasado y más bien con nuestra proyección al futuro.

No, no fue una conquista catalano-aragonesa: el día 17 de enero, fiesta de San Antonio, coincidió en 1287 con el día del desembarco en Mahón de las tropas cristianas de Alfonso III, rey de Aragón, que culminó con la recuperación de Menorca de manos de los musulmanes. Las tropas musulmanas se replegaron primero al castillo de Santa Águeda y luego pidieron la rendición. Los menorquines pasaron a ser súbditos del rey de Aragón. La celebración tiene por tanto TODO que ver con el pasado y los menorquines que no renegamos de nuestra historia, estamos encantados de compartirla tal cual es con vecinos, amigos, conocidos y visitantes.

Pero hay otros aspectos grises en el programa institucional del Día de Menorca. Uno, que, en su afán por paganizar todo, elimina cualquier rastro de religiosidad y deja la fiesta de San Antonio, nuestro santo patrón desde aquel día memorable hace 733 años, a los ayuntamientos, o sea en un segundo plano, cuando resulta que la celebración religiosa popular de San Antonio ha sido tradicionalmente el centro de la fiesta.

Dos, el encendido de talayots en defensa de los derechos humanos, la solidaridad sin fronteras y la dignidad humana; una reivindicación que suena a burla en un lugar donde los derechos de una parte de la población, los hispanohablantes — incluyendo los niños—, son conculcados (por cierto, ¿Dónde están los folletos del Día de Menorca en español?) y en el que hay conciudadanos a los que se niega su desarrollo profesional en igualdad de oportunidades por no tener el nivel exigido de catalán, que además es la lengua de otra comunidad autónoma. Incomprensible también el deseo solidario de no tener fronteras, impulsado por colectivos que precisamente pretenden levantarlas donde no las hay.

Por último, el programa institucional convierte la fiesta de San Antonio en una ocasión de expresión identitaria, lo que en Román paladino se llama elogio del nacionalismo. Primero, el CIME se somete y nos somete a la desmemoria y la falsificación de la historia y, luego, pretende avivar un sentimiento de pertenencia. No, eso no funciona así: la única manera de querer a Menorca, identificarse y relacionarse con ella, es reconociendo y respetando su historia, sin retoques interesados ni tergiversaciones. Una lástima que al CIME le vaya tanto el
maquillaje, pero que sepa que, cuando cambie, olvide o manipule nuestra historia y tradiciones, nosotros se las recordaremos.

PLATAFORMA MOS MOVEM, EN MARCHA, LET’S GO

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.