Cartas al director: Mi cena de navidad junto a un joven progre, vegano, animalista, secesionista, republicano y no sé cuántas etiquetas más

Los que pintamos alguna que otra cana, en las cenas de navidad podemos padecer un choque generacional, al juntarnos con esos «cuñaos» o familiares a los que vemos más bien poco y que por satisfacer a nuestras madres o suegras debemos padecer con nuestra mejor sonrisa.




Eso es lo que he padecido en mis propias carnes, nunca mejor dicho, durante la pasada cena de Nochebuena. Uno, por suerte o por desgracia ya se encuentra curtido en mil batallas y poseo el rostro con alguna que otra arruga de los sinsabores de la vida, así que un pipiolo de esos refinados que con sus veinte años se creen saber el diccionario de la vida de la A a la Z, pues más bien le hacen sacar alguna carcajada que otra, pero poco más, más bien preocupación por ver lo triste que puede llegar a ser vista la vida por unas mentes bombardeadas constantemente con mensajes de que todo es negativo.

La primera frase fue «no fuméis, que no quiero oler a humo» después os cuento como encontraron al susodicho por la mañana. Eso es respetable, nadie tiene que respirar el humo de un fumador, se sale a la terraza y si hace frío te abrigas, pero da que pensar el nivel de intolerancia que posee una parte de la juventud de nuestro país, ya que critican cualquier cosa, desde que los demás coman carne y te den toda la cena comentado «no sé como podéis comer eso» mientras se come una hamburguesa de tofu, que sabe a rayos y te sentencia que el cordero que te estas comiendo tenia sentimientos.

Fumar no fumaran algunos, pero beber, les gusta beber y el buen vino calienta el cuerpo, pero también suelta un poco la lengua y con la tertulia llegan los comentarios sobre la situación política, esos son unos «fachas», a los de VOX hay que matarlos, al Felipe ese nadie le ha votado, la culpa es del heteropatriarcado, los toreros son unos asesinos, me alegro de que muera un torero en la plaza, el Islam tienen los mismos derechos que el Cristianismo, hemos de proteger a los refugiados, la culpa es del PP, los políticos de derechas son unos ladrones y estoy seguro de que muchos saben de lo que hablo, ya que es como un mantra que repiten todos, una lección aprendida tras horas y horas de información destinada a comerles el coco, es ahí donde realmente se encuentra el problema, ya que no piensan por si mismos, de hecho, si les haces alguna pregunta tipo ¿Cómo pudieron imponer el catalán en el Siglo XIII en Mallorca cuando la lengua oficial y litúrgica era el latín? Ahí cortocircuitan y contestan algo así como «tú lo que eres es un facha» o «en España hay presos políticos» sin ton ni son, ya que detrás de esa ideología que les sume en la privación de su propia voluntad, lo que hay es una intención de control mental, y es que un ser humano desprovisto de su propia voluntad es fácilmente moldeable por esos que se dedican a la ingeniería social.

Ahora os cuento como lo encontraron por la mañana, mi bendita suegra, al que no quería oler a humo y amaneció en la escalera durmiendo la mona con todo el jersey lleno de vómito y con un hedor insoportable a alcohol barato. Simple ejemplo de la situación paradójica de nuestra sociedad de hoy.

Autor: Vicente Gil, Palma de Mallorca

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.