¿Qué crees que afirman los políticos cuando hablan de la “unidad de la lengua catalana”?

En estos últimos días, tras la reunión de miembros del PP con una entidad local para tratar el tema de las modalidades de nuestras islas, mucho se ha hablado nuevamente de una polémica que a casi todos nos sitúa en alguno de los “bandos”.




Seguramente dicha polémica histórica viene dada porque nisiquiera los filólogos más instruidos se aclaran en los conceptos básicos, no seremos nosotros los que os vamos a dejar clara dicha circunstancia, algo que nos parece completamente pretencioso, pero quizás podamos poner algo de luz a los menos duchos en dicha materia.

En dicha cuestión hay dos cuestiones bien diferenciadas: La Historia “real” de las lenguas, aquí hay diferentes versiones de una misma cuestión, ya que muchos estudios destacan que tanto el catalán, valenciano, mallorquín, menorquín o ibicenco provienen del romance, lo cual hace entendible que posean una estructura semejante. Después, si aplicamos la lógica, podemos entender que con el paso del tiempo y el contacto con diferentes territorios hayan ido evolucionando de forma diferenciada, algo que en el caso de las Islas, por su aislamiento del resto, se muestra de una forma mucho más acentuada, como puede comprobarse en las diferencias léxicas de nuestras modalidades insulares.

La segunda cuestión que provoca dicha polémica es mucho más actual, y se llama catalanismo: El catalanismo es un movimiento ideológico que apareció en Barcelona a finales del Siglo XIX dentro de la corriente cultural del Romanticismo, donde en algunos círculos de la burguesía catalana se impuso el postulado político de los “Derechos históricos”, la protección de la cultura y la lengua catalana que tenían como fin la creación de la “nación catalana”, la cual integra en Cataluña a los diferentes territorios de lenguas semejantes, que presumiblemente vienen dadas por la proximidad y no por la pertenencia a un ente superior como serían los hipotéticos Países Catalanes. Dicho movimiento tuvo su primer apogeo a las puertas de la Guerra Civil, cuando Companys declaró la primera independencia de Cataluña, que fue aplacada por la República y convirtió al suso dicho en mártir para la causa hasta nuestro días.

Dicho movimiento tuvo un paréntesis, como todos los demás, por la durísima dictadura de Franco en el plano ideológico, el cual persiguió cualquier movimiento contrario al Régimen. En los últimos años de la dictadura, allá por 1978, justo antes de instaurarse la democracia, y tras el auge del terrorismo de ETA, apareció nuevamente el movimiento catalanista e intentaron imitar a sus “camaradas” vascos con la aparición de Terra Lliure. La banda armada catalana fue un rotundo fracaso, realizaron cerca de 200 atentados, con un balance de 5 muertos, cuatro terroristas y una mujer inocente, también consiguieron herir a varias decenas de ciudadanos. Dicha organización se disolvió en 1991 y muchos de ellos se integraron en la formación política ERC.

Durante las primeras décadas de la democracia española que fue refrendada por el 99% de los catalanes, el movimiento catalanista era poco más que reservados para los románticos intelectuales de izquierdas, ya que la derecha burguesa catalana gobernaba con mayorías aplastantes, llegando incluso a ser imprescindibles para formar diferentes gobiernos nacionales, consiguiendo “bunkerizar” Cataluña de distorsiones externas, Pujol era prácticamente un señor feudal que consiguió que su palabra fuera ley, seguramente por ello, se volvió peligroso y según parece logró amasar ingentes millones por los que actualmente él y sus hijos deben rendir cuentas con la Justicia.

Los herederos políticos de Pujol “vieron las orejas al lobo”, cuando su máximo representante era citado ante los Tribunales, y Artur Mas abrazó la causa soberanista, iniciada por Carod Rovira desde la vicepresidencia de la Generalitat, en un infausto tripartito con el socialista Montilla, seguramente para desviar la atención de casos de corrupción que hoy en día son juzgados. Lo que viene después es bien sabido por todos y no creemos que haga falta extendernos más sobre ello.

En lo que concierne a las islas y el catalanismo debemos entender su procedencia, ya que es muy actual, no es algo que tenga una historia muy larga. El catalanismo en nuestras islas viene dado porque los “señoritos” debían viajar hasta Barcelona para acudir a la Universidad, esos hijos de “payeses” quedaban en algunas ocasiones prendados de la modernidad de la Ciudad Condal, ya que hasta el boom del turismo, nuestras islas basan su economía en la pesca, agricultura y la ganadería permaneciendo aisladas de los avances de la península. Muchos volvían con lo que se entendía por un “parlar” más refinado y eso derivó en la creencia de que nuestras modalidades eran más chabacanas e impropias de los círculos de alta alcurnia, como pasa actualmente en nuestras instituciones. Después se ha creado un falso relato con la Conquista Cristiana de Jaime I de Aragón “El Conquistador”, ya que según dicha falsa creencia “los repobladores importaron la lengua catalana”, la cual era inexistente en aquellos tiempos, algo que hace que sea totalmente falso ese hecho, ya que el monarca cruzado aragonés no necesito interprete al pactar con los judíos que habitaban en la isla para derrotar al último valí, Abú Yahya.

En este cóctel de intelectualidad supremacista y falsedad histórica llegamos al momento actual, donde aparentemente se ha llegado al nivel máximo de adoctrinamiento escolar para conseguir esa “unidad de la lengua”, lo cual busca un oscuro propósito, que es la creación de fanaticos automatas que no piensan por si mismos, algo que podemos comprobar en el movimiento secesionista, los cuales creen a pies juntillas lo que dicen sus “Sumos sacerdotes” de turno, los cuales prometen lo mismo que hace 2mil años, y que no es otra cosa que la utopía de la “Tierra Prometida”, ese edén idílico donde todos pensemos igual y no pongamos en duda el nuevo orden establecido. Este movimiento es una simple excusa para amasar Poder, igual que cualquier otro, aunque este basa sus postulados en el sectarismo y el totalitarismo para a través de la “imposición lingüística”, además, de utilizar el odio como elemento diferenciador y haber desechado cualquier tipo de escrúpulos para conseguir sus objetivos, como pudimos comprobar con los hechos producidos en el Parlament catalán, en sus medios de comunicación de propaganda o en las escuelas donde el “fin justifica cualquier tipo de fechoría”.

En 1979 el grupo británico Pink Floyd sacaba el tema “Another Brick in the Wall ” en él, los jóvenes alumnos cantan “¡Hey, maestros, dejen a esos chicos en paz!”, ya véis entonces que no es un tema nuevo, y aquí en las islas podríamos gritar ¡hey, catalanista, deja a esos chicos en paz!

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.

Un comentario

  1. De qué hablamos: de unidad de las lenguas románicas? O de unidad al catalán de Cataluña?
    1. El latín es una lengua primigenia, el catalán no.
    2. No hay unidad entre mallorquín de Mallorca (catalán de Mallorca) y el catalán de Cataluña, porque el mallorquín tiene un fonema más que el catalán y es la más arcaica de todas las lenguas románicas.
    3. Los partidos políticos catalanistas de Més-Podemos, PSIB, el Pí y el PP (que hace treinta años que calla), piden uniformidad: Eso es “saltándose la ley”, ya que según el Estatuto Balear, en la Islas Baleares se han de aplicar las modalidades des propias del mallorquín, menorquín e ibicenco.
    4. El único partido político con representación en las instituciones públicas que exige que se apliquen las “modalidades lingüísticas del mallorquín, menorquín e ibicenco”, es Ciudadanos.
    5. Ciudadanos está en contra de la “uniformidad con el catalán”; está en contra de la Inmersión lingüística al catalán; está en contra de que en las Islas Baleares se enseñe el catalán de Cataluña, en vez de las lenguas propias de Mallorca, Menorca e Ibiza que es lo que dice el Estatuto Balear.
    -Pregunto a los eruditos del foro: Hoy, quien hace más que Ciudadanos para que se cumpla la ley, la legalidad vigente y las modalidades lingüísticas propias de las Islas Baleares?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *