Pasando por Capilla: De socialismo y pobres


Una de las ideas más enraizadas en la sociedad es aquella que establece a los partidos socialistas y de izquierda como aquellas fuerzas encargadas de proteger los intereses no tan sólo de los obreros o personas de extracto más humilde, sino también de la clase media. De hecho, en el imaginario colectivo este mantra está tan arraigado que poca gente lo pondría en duda. ¿Pero, qué hay de cierto en ello? Parece que los buenos deseos y palabras que proceden de los cabecillas de estas fuerzas escoradas a ese ámbito del espectro político no se plasman, en la vida real, en acciones que vayan encaminadas a proteger al ciudadano medio.




Por citar un ejemplo, una de las pocas medidas adoptadas por el anterior gobierno de Rajoy que fue apoyada por el actual presidente Sánchez fue la de reducir el IVA al cine. Una decisión a la que, con toda sinceridad, Sánchez no podía oponerse, puesto que entre ese grupo abundan gerifaltes como Fernando Trueba o Almodóvar, evasores de impuestos a la par que receptores de subvenciones, que tienen las desfachatez de autoproclamarse en portavoces de la cultura capaces de hablar en nombre de todos y cuyo apoyo al socialismo se ve recompensado en forma de prebendas, como bien demostró hace unos años el conocido “clan de la ceja” con Zapatero. Una reducción impositiva que, en realidad, tiene un impacto mínimo para el ciudadano medio, al contrario que la anunciada subida del diésel que perjudicará a más de 13 millones de ciudadanos en nuestro país, muchos de ellos autónomos como repartidores y transportistas, que deberán ajustarse más el cinturón ante esta medida.

Pongamos otro ejemplo; si bien la vivienda es una de las mayores preocupaciones del ciudadano común, en especial en las grandes ciudades, y la izquierda en general se ha erigido como aquella realmente preocupada por satisfacer esta necesidad, resulta paradójico ver como en los últimos años ha mirado para otro lado, cuando no alentado, un movimiento como el de la “okupación”, donde en su mayoría personas de condición humilde y familias se ven despojadas, de la noche a la mañana, de la que en muchos casos es su única vivienda, quedando a merced de auténticas mafias y sin el amparo de una justicia que no podrá recuperar esa casa en meses o incluso años.

Ciñéndonos a una perspectiva más reciente, hemos visto como aunque de palabra el acceso a una sanidad de calidad puede ser uno de los pilares de cualquier partido del ámbito socialista, sus acciones van justo en el sentido contrario. He aquí a PSOE y Podemos junto a nacionalistas, que hace días votaron en contra de la creación de una tarjeta sanitaria única, una medida dirigida a prestar igual servicio a todos los ciudadanos con independencia de su comunidad de origen, así como en clave local, la inclusión del catalán como requisito para acceder a un puesto de trabajo en el ámbito sanitario, una medida que ha supuesto, hasta la fecha, la fuga de decenas de profesionales altamente cualificados y por ende, el retraso en la asistencia de los pacientes.

La lista de ejemplos podía estirarse hasta el infinito. Estas medidas, que no pasan desapercibidas para el ciudadano medio que se rige por el sentido común y no por eslóganes, son las que han propiciado la debacle de los partidos socialistas en toda Europa, donde en la mayoría de países han pasado de ser fuerzas hegemónicas a formaciones de tercera o cuarta categoría. Las medidas que puedan tomar son, en su mayoría, contraproducentes para las clases más humildes. Y es que tal y como dice un conocido mío de origen venezolano, “el socialismo quiere tanto a los pobres, que acaba por multiplicarlos”.

Autor: Antonio Capilla Vega.

Comentarios Facebook
Publicado en Opinión.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, quizás políticamente incorrecta pero comprometida con la identidad balear, la unidad de España y Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestra familia, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras. Y tú ¿Eres balear? infórmate aquí.

Un comentario

  1. La humilde vivienda que compró Pablito que tanto criticaba a la casta ya lo dice todo de estos izquierdosos de altos vuelos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.