La cepa del poste: De mal en peor

Autor: Marc Rigo Suau

Desastre en Vigo. El Madrid de los cinco títulos se ha convertido, en un abrir y cerrar de ojos, en un conjunto del montón.




El mejor equipo del mundo en mayo, ahora, en enero y con sólo cuatro meses de competición y un partido menos disputado que sus rivales, se encuentra a 16 puntos del Barça, a 7 del Atlético y a 5 del Valencia. Ha pasado de arrasar a todos en verano a ser arrasado por todos en invierno. El madridismo no encuentra una lógica a la actual situación, ya que unos jugadores que eran los mejores en sus puestos la temporada pasada en estos momentos juegan sin ton ni son. Y lo peor de todo, es que esto aún no ha terminado, mejor dicho, prácticamente acaba de empezar. Este empate en Vigo, acompañado de la anterior derrota navideña contra el Barça, certifica, definitivamente, el estrepitoso fracaso del Real Madrid en esta Liga. De mal en peor. Una Liga qué, para más inri, se empezó a perder después de las respectivas victorias contra el equipo culé en la Supercopa de España. El Madrid se sintió superior, de hecho, lo era y se creyeron los reyes del mambo; mientras el Barça se sintió inferior, de hecho, lo era, pero gracias a Valverde y a Messi consiguieron cambiar al cien por cien aquella dinámica perdedora. Lo que antes era blanco, blanquísimo, ahora ha cambiado de color y es azul y grana total, ahí está la diferencia. Ver para creer.

El Madrid actual es un conjunto sin orden, sin cabeza, sin alma; con un alto grado de autocomplacencia, que va a la deriva y que tiene la barriga llena por todos los títulos acumulados anteriormente. La temporada pasada tenía dos equipos: el A y el B, a cuál mejor; este año tiene muchas dificultades para completar uno que esté a la altura de lo que se le exige a un equipo campeón. El portero, bien, el domingo, precisamente, estuvo perfecto y gracias a él los blancos no salieron derrotados en Vigo. La defensa es un coladero, de verbena vaya, el Celta hizo lo que quiso y más. La línea media, de largo la mejor del mundo, este año no está, otra cosa es que aún se le espere y que llegue, por fin, algún día de estos. La delantera no existe, excepto Bale, que el domingo en Balaídos con dos goles de crack brilló con luz propia; Cristiano, considerado junto a Messi el mejor jugador del mundo, se fue de vacaciones en verano y todavía no ha vuelto, veremos, si es que vuelve, si aún llega a tiempo para arreglar la situación; y Benzema, ahora lesionado, jugador extraordinario donde los haya, pero que nunca ha sido, no es, ni será un delantero centro para un equipo que pretende ser campeón. La Liga está perdida, pero si quieren luchar por la Copa del Rey y la Copa de Europa se tendrán que poner las pilas todos y cuando digo todos son todos, Zidane, Butragueño y Florentino incluidos. Aviso a navegantes: falta, como el comer, un delantero centro que marque goles, hasta final de mes hay tiempo y dinero para solucionarlo. Ahí queda eso, dicho y escrito.

LOS FICHAJES DEL BARÇA: Vaya por delante que a mí me da exactamente igual lo que fiche el Barça, lo digo de verdad, de verdad de la buena, por dos motivos muy claros, clarísimos: porque yo, afortunadamente, no soy culé, ¡Dios me libre! y porque el dinero que se gasta el club es completamente suyo, es decir, que a mí no me cuesta un duro y, como dicen en Cataluña, “la pela es la pela”. Ahora bien, dicho esto, me gustaría oír, desde Barcelona, alguna voz crítica en referencia a estos bienvenidos fichajes. En su día se decía, desde la ciudad Condal, que el Barça tenía cantera y el Madrid cartera. Pues mira por dónde, a día de hoy, esto resulta completamente al revés: Dembélé, entre fijos y variables, ha costado 145 millones, no de “pelas”, sino de euros y Coutinho la friolera de 160, también de euros, casi na. Hace años, el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach y sor Lucia Caram, monja dominica contemplativa, cocinera, escritora y locutora argentina y que en la actualidad defiende a Puigdemont y también se declara independentista; además de otras voces significativas, se pasaron varios pueblos criticando el fichaje de Cristiano Ronaldo y, posteriormente, el de Gareth Bale por lo costosos que resultaron dichos fichajes. Ahora, en Cataluña, todo es fiesta y felicidad y nadie abre la boca para criticar nada, todo lo contrario, la tienen bien cerrada, sólo la abren para reírse del Madrid. “No ofende quien quiere, sino quien puede”. “Vale más ser dueño de tus silencios que esclavo de tus palabras”. Hay más refranes, pero creo que con dos bastan, no sea que luego estos señores y alguna que otra señora que hablaron cuando no debían y se callan cuando hay que hablar, los aprendan todos y se vuelvan cultos.

Este año no hay Liga. La Liga se terminó mucho antes de empezarla. Mi enhorabuena al Barça, en verano el equipo estaba muerto y el Madrid lo resucitó y, ahora, en invierno, el muerto ha cogido el puente aéreo y se ha quedado en la capital. ¡Esto es lo que ha hay!

Comentarios Facebook
Publicado en La cepa del poste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *