El área de la Dona de EUIB se reúne con Rosa Cursach Sales directora del Instituto Balear de la Dona

Hoy día 14 de noviembre a las 12 h. la directora del Instituto de la Dona, Rosa Cursach, que se dirigió a Claudia Reigosa, la coordinadora del área de la Dona de EUIB, ante la comunicación de repudia a las violaciones y la falta de reacción y visibilización con que vivencia la sociedad balear tales atrocidades del patriarcado y que EUIB publicó en su página web. Obviamente, el área de la Dona de Euib, aprovecha para agradecer a Rosa Cursach su atención e implicación, así como su inmediata reacción a la comunicación política de Esquerra Unida.




Ante el encuentro propuesto el área de la Dona de Esquerra Unida, presentará una carta que aporta algunas reflexiones necesarias a valorar por toda la sociedad civil, así como 4 propuestas concretas a valorar por la propia Rosa Cursach para que tengan impulso y efecto. EUIB no es un partido al uso, trascendemos los intereses electoralistas y partidistas, con lo cual no generamos nuestras propuestas par las campañas electorales, sino para mejorar y transformar la sociedad, hacia posiciones más justas e igualitarias.

A/A De Rosa Cursach Sales directora del Institut Balear de la Dóna.

Acorde a los últimos datos publicados, nos enfrentamos a un alarmante aumento del número de casos y denuncias por violencia machista. En lo que va de año, en el Estado Español, han sido asesinadas 38 mujeres y 7 menores víctimas de violencia de genero, ninguna en Baleares por el momento y a diferencia del año pasado, en el que fueron asesinadas en las Islas 6 mujeres a manos de sus parejas o exparejas varones. Han aumentado, sin embargo, las denuncias, 2.590 hasta Septiembre 2017, situándonos como la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de violencia de genero, 23,6 victimas por cada 10.000 mujeres, muy por encima de la media nacional. En datos comparados hasta Septiembre 2017 en Baleares, vemos que los delitos contra la libertad sexual, agresiones y abusos, han aumentado un 10,5% respecto al mismo periodo del año 2016. Cambiar la situación es una cuestión de voluntad política. Destinar mayores recursos y de forma máeficiente para parar la sistemática vulneración de nuestros derechos como mujeres, como ciudadanas, como personas. Si bien, es cierto que, desde las Instituciones se plantea un esfuerzo por legislar, regular, establecer planes estratégicos y programas específicos en materia de igualdad y violencia contra las mujeres, debemos plantearnos qué esta fallando, qué falta para que las leyes y los planes estratégicos den por fin resultados positivos. No podemos hacer frente a la violencia machista sin recursos para proteger de forma efectiva a las víctimas, sin programas de sensibilización y visibilización sistemáticos en todas las áreas, sin profesionales con formación especifica en violencia machista, sin protocolos de actuación que se cumplan punto por punto, sin actuaciones y medidas de control que eviten la revictimización, sin centros residenciales de atención integral de calidad, sin dispositivos de emergencia y atención inmediata, etc. No basta, en definitiva, con regular, planear y programar. Es necesario pasar a la acción y es necesario hacerlo de forma inminente.

El plan estratégico 20152020, así como la Ley autonómica de igualdad de oportunidades de Julio 2016, son muy avanzados y están llenas de buenas intenciones, y esto es una realidad comparativa que es objetiva, no obstante, los datos de agresiones y violencia machista no refrendan una aplicación eficaz.

Por otro lado, a día de hoy, las campañas están dirigidas básicamente a que la víctima denuncie y que la víctima haga uso de los recursos disponibles. Ninguna campaña o recomendación, van dirigidas a potenciales agresores, es decir, el colectivo masculino. Recayendo, paradojicamente, la responsabilidad en la propia víctima, ya que incluso las campañas de visualización invisibilizan al agresor (no nos referimos al sujeto criminal en cuestión, sino al colectivo masculino que no recibe la deseada concienciación y formación) de forma secundaria, indirecta y soterrada, de algún modo, las campañas responsabilizan a la víctima de su propia protección.

Proponemos algunas medidas:

1. Que desde IB de la Dona, se activen protocolos de visibilización que convoque a la sociedad civil en actos de rechazo y condena (con participación de autoridades, y sociedad civil). Que no sea necesario que mueran nuestras compañeras para que la sociedad haya visibilizado el problema.

2. A datos del 2016 disponemos en baleares de un único centro de emergencia para acogida inmediata a víctimas de violencia de género, con más de 50.000 denuncias en un año, la insuficiencia en recursos inmediatos es obviamente insuficiente. Aumento de la red de acogida inmediata.

3. Evitar obviar la responsabilidad de los hombres en cuanto a violencia machista. Campañas dirigidas a los hombres, como potenciales agresores.

4. La edad de los agresores como hemos visto en estas últimas violaciones es cada vez más temprana. Desde el IB de la dona, se debe instar a los responsables políticos e institucionales de la Educación, así como a toda la comunidad educativa, a un pacto por la educación en valores contra la violencia machista. Un acuerdo que implique una campaña formativa sostenida en el tiempo, para colegios, institutos, e universidad que tenga por objeto la concienciación para la igualdad y la no violencia de género, dirigida a ellos, a los potenciales agresores masculinos.

Comentarios Facebook
Síguenos
0
Publicado en Local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *